Vídeo presentación del canal Happy Cardmaking en YouTube

diez cosas sobre mí (y vídeo con mi cuerpo serrano)

Hola. Aprovechando que he publicado en mi canal de YouTube un vídeo en el que salgo de cara, toda yo, lo acompaño de un post con diez cosas que no sabéis sobre mí. Parece que os gustó mucho el otro que hice, así que sigo contando cosas para que me conozcáis mejor.

Hi. I am sharing today a new video to introduce my YouTube channel. As well I add ten things that you don’t know about me. I am sorry, everyting is in Spanish and is too long to translate it. Enjoy as much as you can! Thank you.

Pero, lo primero, el vídeo del que os hablo para que os echéis unas risas (madre mía qué vergüenza).

Cinco cosas personales que no sabéis sobre mí

1.- Soy ovolacteovegetariana. Es decir, no como carne. Esta decisión la tomé a los 18 años tras conocer, por primera vez en mi vida, a dos chicas vegetarianas en un curso de animación infantil. Un mundo nuevo y genial se abrió ante mí. Mi madre suele contar que desde pequeña me quejaba de la carne. En resumen, ante la pregunta de “¿Por qué?” que muchas os estaréis haciendo: no me gusta el sabor ni la textura; me siento mejor sin comer animales; y se puede vivir sana sin problemas. Con los años me he hecho flexible en el pescado porque mi chico es aficionado y porque me canso de la poca variedad que hay en los bares.

2.- Tengo sobrepeso. Nunca he sido delgada, siempre mi constitución ha sido grandota. Ahora mismo debería adelgazar diez kilos y en ello estoy. Engordé veinte kilos en el embarazo y me he quedado con diez de regalo. Sé que aceptarme a mí misma tal y como soy no es mi fuerte. Pero es que quiero volver a estar cómoda. Y me está costando mucho esfuerzo. Pero lo conseguiré 😉

3.- Hago cursos compulsivamente. Después de los cinco años de carrera he realizado tres máster. Y ya no cuento los cursos especializados que llevo a la espalda. Me encanta aprender.

4.- Las aceitunas me vuelven loca. Soy muy golosa pero es que las aceitunas me pierden. Os lo juro. Una locura total. Por ejemplo: para mí lo principal de las comidas familiares navideñas es que haya, al menos, cuatro tipos diferentes de aceitunas. Siempre me he imaginado que podría ir a la televisión para demostrar que puedo reconocer qué tipo de aceituna es solo saboreándola, rollo “¿Qué apostamos?”. ¿Os acordáis de ese programa de TVE? Ains, igual soy muy mayor.

5.- No fumo. Y me gusta que no se pueda fumar en los lugares públicos (ya la estoy liando…). Lo de ir de bares y llegar a casa con el pelo apestando era demasiado. Entiendo que los fumadores se sienten discriminados pero ahora salir por ahí es tan cómodo. Lo digo como si me fuese de fiesta cada fin de semana…

Cinco cosas de scrap que no sabéis sobre mí

1.- Me he llegado a comprar cosas repetidas. Como si tuviera un almacén en casa y no pudiera recordar mi propio inventario. Y me dio tanta rabia… Sobre todo con polvos de embossing.

2.- Lo de cortar a mano… no es lo mío. Me cuesta mucho esfuerzo cortar limpiamente y que quede como si hubiera sido troquelado con la Big Shot. Sé que es cuestión de práctica pero me siento como si fuera un elefante intentando coger una aguja.

3.- La mayoría de los sellos con figuras me parecen ñoños (otra vez abriendo polémicas). Los dragones, los pingüinos, las nenas, los nenes, los ositos, los unicornios… Todos estos sellos para colorear (las entendidas lo llaman critters) me parecen muy cursis. Así que me cuesta encontrar set de sellos que me enamoren. O figuras para colorear con las que imaginar tarjetas. Porque a mí también me gusta colorear, que conste.

4.- Quiero aprender a hacer lettering. Porque quiero hacer tarjetas con el mensaje enorme y escrito a mano. Y me he llevado un chasco al ver lo complicado que es. Pero creo que lo seguiré intentando. Igual hago un curso de esto también, ¿no? Jejeje.

5.- Sufro cuando no hago tarjetas durante semanas. Y no exagero. La tarjetería ha pasado a ser una parte tan importante de mi vida que me pongo de muy mala leche cuando no me siento en mi mesa creativa. O cuando tengo bloqueos y no se me ocurre nada.

Bueno, ahora viene el momentazo de que comentéis el vídeo… Voy a esconderme en alguna cueva 🙂

isa

diez cosas que no sabes de mí

Hola. Hace unas semanas publiqué un post contestando las preguntas que me habían realizado al concederme un premio entre blogueras y vi que os gustó, y que era una forma interesante de que me conozcáis un poco más allá de las tarjetas.

Así que he decidido hacer un post más personal de vez en cuando, ya me diréis si os parece una buena idea.

Cinco cosas que no sabéis sobre mí

1.- Soy leonesa. Nací en León y salí de allí con 18 años para estudiar periodismo en Valencia. Y no he vuelto. Bueno, solo temporalmente para ver a una amiga. Mi familia ya no está allí y me he acostumbrado al buen tiempo de la zona levantina.

2.- Me corté el pelo en enero de este año que ahora acaba. Pero no era la primera vez. A lo largo de mi adolescencia ya me corté un par de veces. De hecho, comencé la carrera con el pelo rapado. Y unos meses antes, para celebrar que aprobé la (maldita) selectividad, me lo teñí de azul. Ahora llevaba unos cuantos años con el pelo largo. Rizado. Sí, tengo tirabuzones y este es uno de los motivos por los que siempre me ha costado llevar pelo largo. No soy de las chicas que le dedican mucho tiempo a su apariencia y el pelo rizado necesita tiempo. Debería habérmelo cortado antes de dar a luz y haber ahorrado el rollo de la melena recién parida y con las olas de calor de 2015. Por ahora, así me quedo aunque no me favorezca mucho.

Agosto de 2014. En algún lugar de Castilla.

Agosto de 2014. En algún lugar de Castilla.

Asturias, julio de 2012. Sí, he dicho julio.

Asturias, julio de 2012. Sí, he dicho julio.

3.- Antes llevaba gafas. Desde 7º de EGB tenía gafas para lejos. La miopía siguió creciendo y ya las tenía que llevar todo el día. En septiembre de 2013 me operé. Resultó un poco desagradable y la recuperación un poco larga pero me cambió la vida. ¿Alguien sabe lo genial que es verse los pies nítidos mientras se ducha?

4.- La universidad me quitó las ganas de leer. Siempre he sido una gran lectora, era lo que más me gustaba del verano. De hecho, hubiera estudiado biblioteconomía si no hubiera podido estudiar periodismo. Trabajar rodeada de libros sería precioso. Pero todas las (malditas, otra vez) lecturas obligatorias de la universidad, tantos apuntes, tanto libro… me quitó las ganas. Si a eso le sumas el estrés de la vida laboral, la ausencia de tiempo… llevo unos quince años sin leer un libro. Comienzo muchos pero no los acabo. Y me duele mucho.

5.- Tengo tres tatuajes. El primero, el planeta Tierra en la parte superior de mi espalda. Lo pagué con mi primer sueldo y me acompañó mi madre. ¿Por qué? Porque soy ecologista y más cosas (esto lo dejamos para otro post). El segundo, cinco estrellas de diferente tamaño en la parte baja de la espalda (que no es el culo). Fui sola pero cuando llevaba dos horas me dijo un bajón de tensión y llamé a mi madre para que viniera. ¿Por qué? Para intentar acordarme de mi luz interior, que siempre está ahí. El tercero es una ola y está en el tobillo derecho. ¿Por qué? El mar es un elemento que me produce muchos sentimientos. Cuando pensé que mi chico había desaparecido en el tsunami de Japón (la duda duró tres largas horas) decidí que una ola era perfecto para recordar lo frágil de la vida.

Cinco cosas sobre el scrap y yo

1.- Cuando comencé a comprar material como loca adquirí dos pistolas de calor (heat gun). Ya, ya, ¿por qué dos? No lo sé. Total, compré la de Ranger en su versión europea y la de Martha Sthewart. La enchufé y a los quince segundos hizo un chaquido y empezó a oler a quemado. Sí, el voltaje era para diferente, versión americana. La quemé. Y mi chico me miró con cara de “¿pero qué tienes en la cabeza, chiquilla?”. La llevé a reciclar al punto limpio.

2.- Siempre que empiezo a grabar un vídeo me digo “deberías pintarte las uñas, isa”. Porque muchas youtubers llevan las uñas pintadas y queda muy bien en cámara. Total, no tengo tiempo o se me olvida o soy muy patosa. Sé que me salgo cuando me las pinto y me da tanta pereza… Pero lo haré, I promise.

3.- Los Spectrum Noir me han decepcionado un montón. De hecho, los estoy vendiendo, ya lo sabéis. Yo quiero conseguir colorear genial y que no se noten los trazos. Y compré toda la colección pensando que sería fácil, que los resultados serían geniales… Y no. Necesitan mucho tiempo de práctica para que salgan bien, al menos a mí. Así que ha sido un chasco porque tenía mucha ilusión puesta en ellos.

4.- Me da vergüenza reconocer que tengo material sin estrenar desde hace tiempo. Mi nivel de compras ha descendido mucho desde que estoy en el paro (hace dos años y medio) y aún así no consigo probarlo todo. Por un lado, no tengo todo el tiempo que necesitaría. Por otro lado, cuando me pongo quiero hacer proyectos que pueda terminar y, muchas veces, experimentar con cosas nuevas te entretiene más. Y me ruborizo. Aún así, en mis vídeos de YouTube soy sincera y os suelo decir si algo es nuevo aunque, repito, me dé vergüenza.

5.- Hay noches en que, sencillamente, me quedo observando mi espacio creativo. Repaso mentalmente lo que tengo en cada hueco de la estantería. Pienso en las cosas nuevas que tengo y que quiero estrenar. Pienso en proyectos a la vez. Abro los cajones, miro, los cierro. Me gusta saber todo lo que tengo y dónde está para no olvidar nada, para sacar rendimiento a todo. Mi chico suele interrumpir con cara de asombro diciendo “¿Qué haces ahí? ¿Qué miras?” y se pone a mirar en la misma dirección, por si hubiera una araña gigante o algo (digo yo). Entonces, disimulo y digo, “nada, pensando, ¿y tú qué haces?”. Ja.

Chicas, espero que os resulte interesante.

isa

De izquierda a derecha: Lola, yo misma, Gemma y Elsa. En la última cardparty.

De izquierda a derecha: Lola, yo misma, Gemma y Elsa. En la última cardparty.