Imagen para presentar la nueva web de Happy Cardmaking

¡mudanza! último post en este blog, visita mi nueva web

¡Hola! Feliz como una perdiz os cuento que (por fin) tengo una web nueva para compartir con todas vosotras mis proyectos de tarjetería, art journal y mixed media. Una web más atractiva, con una navegación más sencilla y nueva, que ya era hora. Este es el último post que publico aquí, en la versión gratuita de wordpress. Desde ahora os espero en www.happycardmaking.com

Os recuerdo que para aseguraros que no os perdéis ninguna publicación es recomendable suscribiros a mi newsletter. No es agobiante (de hecho debería enviar más, jejeje) e incluyo sorteos siempre. Acudid a la nueva web y suscribiros.

Deseo que la web nueva os encante tanto como a mí aunque quedan todavía algunos detalles en los que sigo trabajando. Ya sabéis que cualquier duda, sugerencia o propuesta me la podéis hacer llegar a través de las redes sociales o a mi correo happycardmaking(arroba)gmail.com.

¡Muchísimas gracias por todo!

Hi! I am very excited and happy to share with all of you my new website. I’ve been working on it for a while and I hope it helps you to find easily all the content you want. One important and great announce is that it has double language. So from now on the post won’t be in two languages, you will find English post separately. You will love it!

www.happycardmaking.com

Remember that you can always keep in contact with me through the social media and sending me emails to happycardmaking(at)gmail.com. Thank you so much!

 

Imagen para presentar la nueva web de Happy Cardmaking

diez cosas que no sabes de mí

Hola. Hace unas semanas publiqué un post contestando las preguntas que me habían realizado al concederme un premio entre blogueras y vi que os gustó, y que era una forma interesante de que me conozcáis un poco más allá de las tarjetas.

Así que he decidido hacer un post más personal de vez en cuando, ya me diréis si os parece una buena idea.

Cinco cosas que no sabéis sobre mí

1.- Soy leonesa. Nací en León y salí de allí con 18 años para estudiar periodismo en Valencia. Y no he vuelto. Bueno, solo temporalmente para ver a una amiga. Mi familia ya no está allí y me he acostumbrado al buen tiempo de la zona levantina.

2.- Me corté el pelo en enero de este año que ahora acaba. Pero no era la primera vez. A lo largo de mi adolescencia ya me corté un par de veces. De hecho, comencé la carrera con el pelo rapado. Y unos meses antes, para celebrar que aprobé la (maldita) selectividad, me lo teñí de azul. Ahora llevaba unos cuantos años con el pelo largo. Rizado. Sí, tengo tirabuzones y este es uno de los motivos por los que siempre me ha costado llevar pelo largo. No soy de las chicas que le dedican mucho tiempo a su apariencia y el pelo rizado necesita tiempo. Debería habérmelo cortado antes de dar a luz y haber ahorrado el rollo de la melena recién parida y con las olas de calor de 2015. Por ahora, así me quedo aunque no me favorezca mucho.

Agosto de 2014. En algún lugar de Castilla.

Agosto de 2014. En algún lugar de Castilla.

Asturias, julio de 2012. Sí, he dicho julio.

Asturias, julio de 2012. Sí, he dicho julio.

3.- Antes llevaba gafas. Desde 7º de EGB tenía gafas para lejos. La miopía siguió creciendo y ya las tenía que llevar todo el día. En septiembre de 2013 me operé. Resultó un poco desagradable y la recuperación un poco larga pero me cambió la vida. ¿Alguien sabe lo genial que es verse los pies nítidos mientras se ducha?

4.- La universidad me quitó las ganas de leer. Siempre he sido una gran lectora, era lo que más me gustaba del verano. De hecho, hubiera estudiado biblioteconomía si no hubiera podido estudiar periodismo. Trabajar rodeada de libros sería precioso. Pero todas las (malditas, otra vez) lecturas obligatorias de la universidad, tantos apuntes, tanto libro… me quitó las ganas. Si a eso le sumas el estrés de la vida laboral, la ausencia de tiempo… llevo unos quince años sin leer un libro. Comienzo muchos pero no los acabo. Y me duele mucho.

5.- Tengo tres tatuajes. El primero, el planeta Tierra en la parte superior de mi espalda. Lo pagué con mi primer sueldo y me acompañó mi madre. ¿Por qué? Porque soy ecologista y más cosas (esto lo dejamos para otro post). El segundo, cinco estrellas de diferente tamaño en la parte baja de la espalda (que no es el culo). Fui sola pero cuando llevaba dos horas me dijo un bajón de tensión y llamé a mi madre para que viniera. ¿Por qué? Para intentar acordarme de mi luz interior, que siempre está ahí. El tercero es una ola y está en el tobillo derecho. ¿Por qué? El mar es un elemento que me produce muchos sentimientos. Cuando pensé que mi chico había desaparecido en el tsunami de Japón (la duda duró tres largas horas) decidí que una ola era perfecto para recordar lo frágil de la vida.

Cinco cosas sobre el scrap y yo

1.- Cuando comencé a comprar material como loca adquirí dos pistolas de calor (heat gun). Ya, ya, ¿por qué dos? No lo sé. Total, compré la de Ranger en su versión europea y la de Martha Sthewart. La enchufé y a los quince segundos hizo un chaquido y empezó a oler a quemado. Sí, el voltaje era para diferente, versión americana. La quemé. Y mi chico me miró con cara de “¿pero qué tienes en la cabeza, chiquilla?”. La llevé a reciclar al punto limpio.

2.- Siempre que empiezo a grabar un vídeo me digo “deberías pintarte las uñas, isa”. Porque muchas youtubers llevan las uñas pintadas y queda muy bien en cámara. Total, no tengo tiempo o se me olvida o soy muy patosa. Sé que me salgo cuando me las pinto y me da tanta pereza… Pero lo haré, I promise.

3.- Los Spectrum Noir me han decepcionado un montón. De hecho, los estoy vendiendo, ya lo sabéis. Yo quiero conseguir colorear genial y que no se noten los trazos. Y compré toda la colección pensando que sería fácil, que los resultados serían geniales… Y no. Necesitan mucho tiempo de práctica para que salgan bien, al menos a mí. Así que ha sido un chasco porque tenía mucha ilusión puesta en ellos.

4.- Me da vergüenza reconocer que tengo material sin estrenar desde hace tiempo. Mi nivel de compras ha descendido mucho desde que estoy en el paro (hace dos años y medio) y aún así no consigo probarlo todo. Por un lado, no tengo todo el tiempo que necesitaría. Por otro lado, cuando me pongo quiero hacer proyectos que pueda terminar y, muchas veces, experimentar con cosas nuevas te entretiene más. Y me ruborizo. Aún así, en mis vídeos de YouTube soy sincera y os suelo decir si algo es nuevo aunque, repito, me dé vergüenza.

5.- Hay noches en que, sencillamente, me quedo observando mi espacio creativo. Repaso mentalmente lo que tengo en cada hueco de la estantería. Pienso en las cosas nuevas que tengo y que quiero estrenar. Pienso en proyectos a la vez. Abro los cajones, miro, los cierro. Me gusta saber todo lo que tengo y dónde está para no olvidar nada, para sacar rendimiento a todo. Mi chico suele interrumpir con cara de asombro diciendo “¿Qué haces ahí? ¿Qué miras?” y se pone a mirar en la misma dirección, por si hubiera una araña gigante o algo (digo yo). Entonces, disimulo y digo, “nada, pensando, ¿y tú qué haces?”. Ja.

Chicas, espero que os resulte interesante.

isa

De izquierda a derecha: Lola, yo misma, Gemma y Elsa. En la última cardparty.

De izquierda a derecha: Lola, yo misma, Gemma y Elsa. En la última cardparty.

Habitación empaquetada para desinfectar

problemas en mi scrap room

Hola. Cuánto tiempo sin publicar, madre mía, lo echaba mucho de menos. Sigo metida en el ritmo trabajo-maternidad-casa-pareja y no consigo aclararme. Vaya, que no tengo tiempo ni para hacer algo de deporte y perder los kilos que me ha regalado el embarazo.

Hi. Long time since I posted last time, I miss it so much. I just wanted to tell you that I had a last minute problem at home with some kind of small animals. We had to disinfect the whole house what is putting away from my creative time and space. I hope to come back soon. Thank you so much for being there.

Pues intentando adaptarme ha llegado una experiencia todavía más interesante. Tras varios días viendo unos bichos pequeñísimos en mis brazos nos dimos cuenta de que nos estaban entrando por la rejilla del baño. Momento pánico, especialmente por tener un bebé de un año toqueteando todo.

Total que debido a la presencia de pájaros en el tubo de ventilación teníamos infectación de ácaros de ave. Pues sí. En fin. ¿A alguien le ha pasado?

Habitación empaquetada para desinfectar

Y así está todo mi espacio creativo tras realizar la fumigación. La puerta cerrada para que mi hija no entre porque los plásticos tienen restos del veneno. Y no sé si lo pondremos en orden o no porque vuelven a hacer desinfectación dentro de dos semanas para asegurarse de que no queda nada.

Habitación empaquetada para desinfectar

¿Puedo ser sincera? Estoy agotada pero tengo un mono increíble de hacer tarjetas porque eso significaría tener tiempo para mí. Y es ver mis cosas así y entrarme una pena por el pecho… pero al menos no ha sido un bicho que infectara el papel o algo así porque ya me hubiera dado un yuyu.

Chicas, espero que sigáis ahí cuando vuelva mi ritmo tarjetil.

Muchas gracias por todo,

isa